Mariana Baraj
Aunque ella diga que "no inventó nada" el sonido de doña Mariana es contundente, mágico y lleno de matices realizados con instrumentos que no son los tradicionales para el folclore. En esta entrevista nos enteramos del perfil humano de la "modernosa y exótica" cantante y percusionista argentina.
 
   
 
La talentosa Mariana Baraj y aquéllos ojos moros...
 

 

 

Mariana, contanos cuándo comenzaste con esto de la música?
Comencé de muy chica a los siete u ocho años, cantando en un coro de niños “Festilindo” con mi hermano el menor y a partir de allí nunca abandoné la escuela, estudié paralelamente al colegio con profesores particulares la carrera de música.

Cuáles son tus referentes musicales?
Muchísimos. Escucho muchos cantantes y muchos percusionistas. Un percusionista armenio Artotum Koyasián que canta y toca la percusión y vino a la Argentina hace como trece años me “flasheó” en un recital que vi de él, junto a Dino Saluzzi y dije “cuando sea grande quiero ser como él”.

Y podés conseguir hoy en día este material discográfico?
Sí, yo soy fanática de él y siempre estoy buscando y tratando de encontrarlo.
Me gustan muchas cantantes brasileras como Gal Costa o Elis Regina, también escucho mucho a Chabuca Granda y amo el flamenco, Paco de Lucía.

Y la música africana?
Sí, me gusta mucho la música folclórica o de raíz siempre me interesa.
En realidad lo que menos escucho es folclore, si bien mi propuesta está emparentada con él.

A quién se le ocurrió hacer esta mezcla de géneros musicales, a vos? O lo conversaste con otros músicos?
Sí, esta formación en sí surgió un poco de algunas inquietudes que yo estaba teniendo de arrancar con repertorio folclórico porque es la música que más me llega, si bien era algo que ya venía elaborando, el hecho de juntarme con Fernando Tarrés hizo que el grupo se vaya armando y “vaya tomando un color que se relacione con otro tipo de música”.

En un futuro trabajo tuyo podrías incursionar en otros géneros?
Puede ser.

Está la puerta abierta?
Sí, siempre está la puerta abierta, para mí el hecho de fusionar y de buscar por otros lugares sin perder la raíz, siempre suma y enriquece al total de la música.

Para vos tu música es folclore de vanguardia?
Es difícil, yo no sé si es de vanguardia, puede ser que tenga por ahí algunos colores o algunos elementos.

Digamos que los instrumentos no son los básicos de folclore.
Buena esa es una de las particularidades de este grupo. Por ahí tímbricamente no suena al standard de lo que uno está acostumbrado a escuchar dentro del folclore argentino.
Puede ser que tenga algo novedoso o diferente o relativamente, porque hace ya unos cuantos años una de las primeras personas que escuché cantando y tocando la percusión fue Marian Farías Gómez y tal vez eso sí era vanguardia.

Que siempre experimentaba.
Sí que experimentaba y además me acuerdo de haberla escuchado a ella sola parada y tocando el bombo y cantando “Cachilo dormido” y “me desnucó”, dije “Huyyyy, qué es esto?” o sea que en realidad mi música no sé hasta qué punto es novedosa o de vanguardia.

Tenés temas propios o interpretás de otros autores?
En general interpreto de otros, tengo composiciones que todavía...

Las tenés en el laboratorio?
Sí, todavía estoy estudiando armonía y bueno de a poco van saliendo cosas, por ahí dentro del grupo hay algunos arreglos que están relacionados conmigo.

Pensás que con tu música “desempolvaste” un poco el folclore tradicional?
Es por ahí un encare diferente de lo que se viene escuchando en materia de folclore. NO es que yo esté en contra de lo tradicional o de los tradicionalistas, es simplemente que a mi me sale así.

Es que sos una chica moderna muy 2004, si hubieras nacido en la época de la década del ’60 hubieras pensado diferente.
Sí, tal vez. No sé que hubiera pensado. Esta es la época que me toca vivir y está relacionado con el tipo de formación que tuve y con mis inquietudes musicales, para mí no tiene nada de malo meter un canto africano o un ritmo de bulería flamenca dentro del folclore porque para mi enriquece. Y... nada. Es eso.

Y dentro de la base percusiva, valen esos ritmos africanos y flamencos.
Sí, en realidad para mí, dentro de la música vale todo. Es parte del juego y de tratar de ir encontrando lo que a uno lo hace feliz.

Mariana te presentaste en el exterior?
Sí, estuvimos en diciembre de 2003 en un Festival en Bahía, en Salvador, Brasil.

Y cómo recibió el público brasilero tú música?
Muy bien. Nos fue muy bien y la gente estaba como agradecida por la música.

Y el público de Buenos Aires, que es bastante exigente cómo recibe tú música?
Bien, por suerte la cosa va creciendo y estoy contenta con los resultados, viene mucha gente joven, es como que hay también allí una cosa como de buscar y de querer escuchar cosas diferentes.

Otros matices?
Sí, y por ahí cuando estoy cantando escucho que algunos cantan algunas copas y a mi me parece que en un punto estoy rescatando parte de la cultura que está tapada.

Cuál fue el público más efusivo que tuviste?
Y... Brasil, impresionante y después el de Tucumán.

Estás preparando otro disco?
Estamos en eso. La idea por ahí es que salga para fin de año, ya tenemos material.

Siguiendo la línea de los autores del primero?
En principio sí, Cuchi Leguizamón, Ramón Ayala, Violeta Parra, algo de Chabuca.

Va a ser una especie de “paleta con colores latinoamericanos”?
Sí, habrá un tema de Hugo Fattoruso, y tengo también una propuesta paralela más electrónica.
Cuando me llaman para hacer cosas diferentes, me enscanta, siempre estoy participando de algún proyecto.

Ahora conozcamos un perfil un poco más íntimo de doña Mariana Baraj.
De qué signo sos?
De Géminis.

Y en el horóscopo Chino?
Perro. De Metal.

Sí fueras un color, cuál serías?
Qué difícil, no sé... verde, creo.

Y una ciudad?
Tilcara o Salvador Bahía (Brasil)

Y una flor?
Todas.

Y una canción?
No sé, muchas.

Te gusta la pintura?
Sí, todas las manifestaciones artísticas me gustan.

Entonces te gusta el cine y el teatro?
Sí, voy más al cine que al teatro. Justo hoy pensaba qué poco hábito que tengo de ir al teatro, cuando en realidad me gusta, me interesa, es más, he hecho muchos trabajos con actores como por ejemplo, con Leonor Manso; debo retomar esa veta.
También me gusta salir a escuchar música.
La última película que vi fue “21 gramos”, vengo atrasada, pero...

Decime, entre un día lluvioso y un día con niebla, con cuál te quedás?
Para mi no hay mucha diferencia entre uno y otro, “pero en realidad todos son días y hay que tratar de vivirlos con la mayor alegría posible”.

Volviendo a la música, te gusta el rock?
Sí, he tocado bastante, me da una energía muy fuerte.

Qué intérprete te gusta de Argentina?
Me gusta Spinetta, Luis Alberto siempre, en cualquier formato, después Divididos, me gustan grupos nuevos como “Mulam”, me gusta “Totus Toss”, “A Tirador Láser” me gusta mucho.
Los grupos donde toca mi hermano también me gustan que son “Totus Toss”, “A Tirador Láser” y con “Dante Spinetta”.

Pero toca como músico invitado?
No, es el baterista de esos grupos.

Que no vayan a actuar todos juntos, porque no sé cómo se las van a arreglar?
El, no sé como hace (risas...)

Y de la comida, cómo andamos, te gusta la pasta o el asado?
No... soy vegetariana, me gustan los “verdes”. He comido mucho tiempo carne después fui abandonando, sólo en un momento retomé y fue cuando estábamos de gira por el interior del país y parábamos en la ruta y sólo había asado, si no comías eso no comías. Me gusta mucho también la comida China.

Poniéndonos serios, en un “momento solemne y de racionalidad absoluta” y cuidándonos que nadie nos escuchara le pregunté a Mariana:
Creés en los ExtraTerrestres?
A veces sí, a veces no. (risas...)

Claro, yo también me reí pues me pareció insólita la respuesta.

Cómo es eso?
Creo en “fuerzas superiores”, en “energías”, no sé si se llaman ExtraTerrestres o cómo se llamen, pero creo en ese tipo de energía.

Ahora me quedé más tranquilo, al punto de poder dormir en paz, por lo menos esa noche de la entrevista.

Te gustan los animales?
Sí, me gustan mucho, me gustan los perros más que los gatos.

Tus padres te apoyaron en tu carrera?
Sí, desde siempre. De hecho he tocado en el grupo de mi papá muchos años y digamos que...

De tal palo, tal astilla?
Sí, así dicen.

Bueno, pero también tu hermano, podemos hablar de una familia de músicos?
Sí, somos varios los músicos.

Contame de tu familia.
Somos cuatro hermanos, sólo dos músicos más mi padre.

Cuáles son tus proyectos, aparte del CD, de la música electrónica, qué otros proyectos tenés? Sólo te falta hacer desfile de modas.
Bueno, en realidad no es que no me interese, hasta ahora no se ha dado, “en el mundo de la moda hay arte”.
Seguir tocando con el grupo, ahora en octubre voy a Alemania como invitada de un guitarrista llamado Jean Paul Bourelli.

Ese es un proyecto solista tuyo?
Sí, como invitada de este músico que tiene un proyecto con músicos africanos.

Mariana, si te dijeran que sólo te quedan 24 hs. de vida, qué harías en ese lapso?
No sé, calculo que nada. Aprovechar hasta el último segundo que me den para vivir. Llamaría a todos los que quiero y me despediría de todos.

Por último, de qué origen es el apellido Baraj?
Esa es una pregunta muy difícil, es una larga historia....
Había una vez....
El apellido en sí es de origen judío, y mi abuelo paterno era ruso de la región de Ucrania, y la madre de mi abuelo era Rumana, pero mi padre se enteró como a los cuarenta y pico de años que era adoptado, así que relativamente somos Baraj.

Vos tenés unos ojos moros-árabes terribles?
Sí... Sí, tengo rasgos así, como bastante orientados para ese lado. Mi abuela por parte de mi madre es santiagueña de La Banda.

Hasta siempre Mariana Baraj y suerte con tu Arte...